miércoles, 26 de febrero de 2014

El padre Amaral

El proyecto de este mes de adictos a la escritura propone un singular relato. Consiste, en esencia, en la elección de un autor y un libro, debiéndose escoger la primera frase del mismo y, a partir de entonces, componer nuestra historia, no teniendo que ser un resumen o copia del original sino que, por el contrario, decidir qué hacer con la misma sin más limitaciones que nuestra propia imaginación.

En mi caso he elegido un libro que fue un regalo de mi hermana y que, por esa razón y por muchas otras, me encantó de la primera línea a la última. Sin más preámbulos diré que el escogido es “El crimen del Padre Amaro”, del escritor portugués Eça de Queiróz.


Aquí comienza mi relato, que he denominado “El padre Amaral”:

Fue un domingo de Pascua cuando se supo en Leira que uno de los párrocos, José Migueis, había muerto aquella madrugada de una apoplejía. El párroco era un ser bajito y orondo; sus carnes sobresalían sin esfuerzo de un cuerpo poco agraciado y su carácter déspota, rayando lo desagradable, no hacía más que despertar desprecio en cada lugar en que aquella masa ingente de grasa osaba moverse. No era difícil imaginar su previsible final. 

Nadie echó de menos su pérdida e incluso, según cuentan, se escucharon vítores de júbilo entre sus lugareños ante la feliz pérdida.

La maquinaria de la iglesia comenzó entonces a funcionar para encontrar un sustituto. No se supo cómo, ni qué hilos fueron tocados, pero llegó a Leira un nuevo sacerdote con un pasado poco claro que respondía al nombre de Amaral Navajas. Era joven y con un atractivo que difícilmente podía quedar indiferente ante las miradas lascivas de las mujeres de la localidad. Lo tenía todo para convertirse en una bomba a punto de explotar en aquel paraje insólito donde nunca ocurría nada.

A la llegada del padre todo fueron parabienes. El Alcalde, la aristocracia más rancia y un grupo indeterminado de mojigatas y jóvenes solteras al rumor de la belleza de Amaral se apostaban en la Plaza Mayor, para ofrecer al nuevo miembro de la curia una calurosa bienvenida. Nada más alcanzar Leira se fue ganando, poco a poco, el favor de todos sin importar clase, posición, sexo o color de piel; su extremada educación edulcorada con su vasta cultura y esa manera de hablar sencilla, pausada y profunda, impropia en un joven de su edad, fueron consiguiendo sin mucho esfuerzo que se plegaran a sus consignas; todos lo querían por una u otra causa.

El joven sacerdote era una persona aferrada a unos fuertes principios morales y de creencia hacia un Dios divino, que todo lo puede pero que está ciego e impasible ante los pecados abominables de los hombres; la vida le había enseñado, a base de palos y sufrimiento, que los malos y explotadores siempre acababan con riqueza y poder sin que nadie se animase a menear ni un dedo contra ellos; en cambio, a los buenos y puros, se les señalaba como torpes o idiotas y terminaban sus pobres vidas en la más absoluta indigencia, o muertos a manos de esos mismos mal nacidos. Ante la duda tenía claro que optaría por su propio provecho, aun a costa de contravenir sus votos de fe.

Cierto día, cuando hubo cumplido seis meses de incesante trabajo en la parroquia, se le presentó por sorpresa una joven cuya belleza sobresalía por encima de todas las mujeres que había tenido ocasión de conocer. La chica, de ojos negros, grandes y profundos, y de cabellos oscuros y sedosos que le caían graciosamente por su tierno rostro de porcelana, respondía al nombre de María Magdalena de Medeiros. Era hija de uno de los terratenientes más insignes y poderosos de Leira y le expuso, entre lágrimas y en secreto de confesión, un problema que al menos para ella resultaba insufrible.

— Avemaría purísma —  dijo María compungida, arrodillada en el confesionario.

— Sin pecado concebida. Hija mía, ¿qué te aflige?.

— Padre, he pecado, he pecado mucho por amor y no sé qué hacer.

— Dime, hija mía, estoy aquí para ayudarte y perdonar esos pecados que te acongojan — refirió el padre con esa solemnidad que conseguía ablandar el alma de sus feligreses.

— Padre, me he enamorado de un hombre casado. Quiero dejar de verle, pero mi deseo hacia él y mis ansias de permanecer a su lado me lo impiden. Cuando me habla me siento perdida y sucumbo a sus designios más oscuros. He mentido, sobre todo a mi padre, para estar junto a él. Ya no puedo más; quiero acabar con todo esto pero no sé cómo hacerlo y acudo a usted, padre, para que me ayude y me ofrezca el consejo que necesito.

— Eso es gravísimo, madre de Dios bendita. Has infringido, por si no te habías percatado, el cuarto, sexto y octavo de los mandamientos. Inmediatamente te exijo, si no quieres que la ira de Dios caiga sin remisión sobre tu pecador cuerpo, que dejes de ver a ese hombre, que nunca más hables con él, y si por un casual vuelves a tener deseos pecaminosos, debes venir de inmediato a la casa del Señor y hablar conmigo. Yo sabré qué hacer para que no caigas, irremediablemente, en las garras del demonio. Aparte de ser tu sacerdote aspiro a que me veas como un amigo que va a cuidar de ti. Reza veinte avemarías y otros veinte padrenuestros. Por el poder que me ha sido concedido del mismísimo Dios padre, yo te absuelvo in nomine pater et filii et espíritu santi. Amén.
   
Al marcharse la muchacha, Amaral quedó prendado de su extremada hermosura e inocencia sin igual. No sabía la razón de esa locura adolescente que nublaba sus sentidos, pero ardía en deseos de volver a verla, de mirarla a los ojos; de relamerse al contemplarla, como lo hace un perro ante su ansiado hueso; de poseer aquel cuerpo angelical a toda costa, aun a sabiendas de que no debía hacerlo. Pero eso ya no le importaba; la semilla de la pasión había germinado irremediablemente en su carne y, en ese preciso instante, supo que si traspasaba esa frontera invisible y saltaba al vacío ya no habría vuelta atrás. Mataría por ese amor prohibido e inconsciente, si fuera preciso, para satisfacer esa primitiva aspiración de sentirse un hombre completo, aunque la culpa anidara en su corazón para siempre.

20 comentarios:

  1. Me has dejado hecho polvo, sabia que le ibas a dar un giro a ultima hora pero matar por ese amor prohibido, ¡uf! Bueno, me ha gustado y he tenido que terminarlo para saber el final. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Jacsite: Una buena historia, aunque muy similar a la del padre Amaro.
    Gracias por compartirla: Doña Ku

    ResponderEliminar
  3. Jacsite, me gustó mucho tu relato, pero me quedé con gusto a poco, me encantaría saber que pasa después, si cae o no cae.
    Un abrazo
    Catapzia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que cae, desde el último torreón de la iglesia. Gracias por el comentario

      Eliminar
  4. Hola Jacsite. Me ha agradado leer tu relato. Eres capaz de realizar descripciones muy expresivas y con mucha fuerza. Enhorabuena, tienes un buen manejo del lenguaje.

    Hay una cosa en tu relato que quizá deberías vigilar para los siguientes. Trata de jugar más con la elipsis, es decir, quitando todo aquello que no colabore a que la historia funcione. Por ejemplo, aunque la muerte del primer párroco está bien escrita podrías haberla despachado en un par de líneas. No me malintrepretes,es un buen relato y esto que te digo solo son sugerencias. Sigue así. Ha sido un placer leerte.

    ResponderEliminar
  5. Jacsite, coincido con Dora y el relato me recordó la historia del Padre Amaro; sin embargo me ha gustado mucho el giro que le has dado a los párrocos: lo de la celebración del pueblo al morir el primero me dio mucha risa. Y el retrato que has pintado del joven Amaral, un hombre de mucha fe pero mucho cinismo sobre la vida terrenal está muy bien logrado! Estaba lista para verlo hacerse rico a costa de algún asunto oscuro :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola, Jacsite, me gustó tu relato por la agilidad en la narración y la descripción del personaje del padre Amaral que apunta hacia esa hipocresía que luego demuestra ante María Magdalena de Medeiros (me hizo gracia el nombre, jeje). Pero me quedé con ganas de saber más sobre esta historia, quizás un final más cerrado... Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Jacsite!!

    El libro que has elegido es uno de los que aún tengo pendientes. Me han dicho que es un excelente autor.
    Te dejo algunas cositas a tener en cuenta:

    Cuando quieres decir que algo es similar a otra cosa, no se utiliza "rayando" sino "rayano".
    En el segundo párrafo repites "pérdida".
    Después del guión de diálogo no se deja espacio.

    Por último me sumo al consejo de Raúl, y comparto la opinión de los demás comentaristas: la consigna era escribir una historia diferente a la del libro escogido. En este caso, parece un resumen del inicio de la historia original.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si crees que no es diferente es que no has leído el libro. Cierto que me haya inspirado en la idea pero ciertamente es muy diferente y para nada es un resumen de la primera linea. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Y comentario también leido. Un escritor debe expresar con palabras lo que piensa y siente. En tu caso lo has hecho a las mil maravillas. Gracias por tu "corto" comentario y por leerme.

      Eliminar
  9. La capacidad para simbiotizarte y adaptarte a la manera de escribir de otra persona, o incluso, intentar sentir como sentiría la otra persona( vivir la historia desde fuera de ti) no creo que la posea todo el mundo. Es cierto que tu relato se asemeja mucho al texto original del padre Amaro, pero si lo que has querido plasmar es eso, que puedes ponerte en su "piel" tengo que decirte que lo has conseguido. Me ha gustado mucho. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Me acuerdo de haber visto esta película hace ya mucho tiempo, pero se me quedó pendiente el libro. Me ha gustado mucho cómo está expresado y he sentido cada momento del joven sacerdote y, como dicen por ahí arriba, me quedé también con ganas de saber más. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  12. No leí el libro de la primera línea, pero me gustó mucho tu relato, la forma en la que está escrita. Me pareció muy bueno.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. A diferencia de otros yo no he leido el relato del que has tomado prestada la primera frase así que en ese sentido no puedo opinar. Me ha gustado tu relato, en especial me ha encantado el inicio que muestra el cambio entre el viejo y el nuevo sacerdote, pero también la pompa con que el pueblo se prepara, una imagen de la rancia sociedad provinciana ibérica del siglo pasado.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Está bien, aunque creo que en el final, en el anidara te has comido una í. Una de las cosas que me ha gustado es que no te has limitado a retratar sólo al cura nuevo y a la chica que va a confesarse, si no que también te has molestado en describir de manera general a la sociedad del relato.

    Un abracete
    Antonio V. García

    ResponderEliminar
  16. Muy bueno e interesante, era de esperarse que alguien que da la impresión de ser rebelde acabe así, felicitaciones :)

    ResponderEliminar
  17. La narración del relato es muy bueno, pero el final me ha parecido algo apresurado.
    Saludos.

    ResponderEliminar

IMPORTANTE:
Los comentarios están sujeto a moderación, no se publicarán aquellos comentarios ofensivos o que atenten o pudieren atentar a los derechos de intimidad de terceras personas. El autor del blog únicamente se responsabiliza de los artículos que el mismo elabore y publique pero no de los comentarios de otras personas que se viertan en el blog.